JUNE 1 

"The evening and the morning were the first day." Genesis 1:5

Was it so even in the beginning? Did light and darkness divide the realm of time in the first day? Then little wonder is it if I have also changes in my circumstances from the sunshine of prosperity to the midnight of adversity. It will not always be the blaze of noon even in my soul concerns, I must expect at seasons to mourn the absence of my former joys, and seek my Beloved in the night. Nor am I alone in this, for all the Lord's beloved ones have had to sing the mingled song of judgment and of mercy, of trial and deliverance, of mourning and of delight. It is one of the arrangements of Divine providence that day and night shall not cease either in the spiritual or natural creation till we reach the land of which it is written, "there is no night there." What our heavenly Father ordains is wise and good.

What, then, my soul, is it best for thee to do? Learn first to be content with this divine order, and be willing, with Job, to receive evil from the hand of the Lord as well as good. Study next, to make the outgoings of the morning and the evening to rejoice. Praise the Lord for the sun of joy when it rises, and for the gloom of evening as it falls. There is beauty both in sunrise and sunset, sing of it, and glorify the Lord. Like the nightingale, pour forth thy notes at all hours. Believe that the night is as useful as the day. The dews of grace fall heavily in the night of sorrow. The stars of promise shine forth gloriously amid the darkness of grief. Continue thy service under all changes. If in the day thy watchword be labour, at night exchange it for watch. Every hour has its duty, do thou continue in thy calling as the Lord's servant until He shall suddenly appear in His glory. My soul, thine evening of old age and death is drawing near, dread it not, for it is part of the day; and the Lord has said, "I will cover him all the day long."






Bible Reading
"thy Word have I hid in my heart..."
Sun-Lite Web Design
1 DE JUNIO 

“La tarde y la mañana eran el primer día.” Génesis 1:5

¿Era tan incluso en el principio? ¿Ligero y la oscuridad dividieron el reino del tiempo en el primer día? Entonces poco maravilla es él si tengo también cambios en mis circunstancias de la sol de la prosperidad a la medianoche de la adversidad. No será siempre el resplandor del mediodía incluso en mis preocupaciones del alma, debo esperar en las estaciones estar de luto la ausencia de mis alegrías anteriores, y busco mi querido en la noche. Ni estoy solamente en esto, porque los queridos todo el señor han tenido que cantar la canción mezclada del juicio y de la misericordia, del ensayo y del deliberante, del luto y del placer. Es uno de los arreglos del providente divino que el día y la noche no cesarán o en el espiritual o la creación natural hasta que alcanzamos la tierra de la cual se escribe, “allí no es ninguna noche allí.” Qué nuestro padre divino ordenado es sabio y bueno.

¿Cuál, entonces, mi alma, es él para que el té haga lo más mejor posible? Aprenda primero para ser contenido con esta orden divina, y esté dispuesto, con trabajo, de recibir mal de la mano del señor tan bien como bueno. Estudio después, a haga los saledores de la mañana y de la tarde para regocijo. Elogie a señor para el sol de la alegría cuando se levanta, y para el abatimiento de la tarde como baja. Hay belleza en salida del sol y puesta del sol, canta de ella, y glorifica a señor. Como el signo, vierta adelante las notas ti en todas las horas. Crea que la noche es tan útil como el día. Rocía de caída de la tolerancia pesadamente en la noche del dolor. Las estrellas de la promesa brillan adelante gloriosamente en medio de la oscuridad de la pena. Continúe el servicio ti bajo todos los cambios. Si en el santo y seña ti del día esté trabajo, en el intercambio de la noche él para reloj. Cada hora tiene su deber, hace mil continúa en llamar ti como el criado del señor hasta que él aparecerá repentinamente en su gloria. Mi alma, la tarde del tiñe de la vejez y la muerte está dibujando cerca, lo temen no, porque es parte del día; y el señor ha dicho, “lo cubriré todo el día de largo.”